PortadaSolo digo

Los estúpidos vociferan sus planes futuros

“Los niños hablan del futuro, los ancianos hablan del pasado, y los estúpidos revelan lo que van hacer”.. Es una frase que mi madre expresó hace unos días atrás, la cual nos invita -de manera abrupta- a la reflexión: ¿Por qué, con quién y cuándo debes compartir tus planes futuros? ¿Qué tanto tienes que revelar? ¿Por qué debes hacerlo? ¿Hay una necesidad extraordinaria de contar todo lo que sucede en tu vida?, y la respuesta a esta última es NO, no hay necesidad alguna, ya que tú, sí tú, tienes toda la capacidad de trabajar en silencio hasta dar el último paso de un largo camino que te llevará a cumplir una determinada meta.

Pero antes de seguir avanzando, en el razonamiento de esta súper sabia frase, hay que aclarar de dónde viene esto, y bien, resulta que en muchas ocasiones nuestros planes son empañados por innecesarios, vanos y superficiales juicios que provenientes de personas que no tienen ningún tipo de relevancia e influencia en tu vida y mucho menos en la toma de tus decisiones, y algo aún más importante, NO SON EXPERTOS en la materia del plan que estás desarrollando. Cuando tomas estas palabras en consideración, entonces te das cuenta de que hay muchos razonamientos ineficaces que no deben influir en el desarrollo de tus planes futuros.

Luego de esto, también reconocerás que…

La vida es un proyecto cuyo propósito es ser exitoso, ¿no?

Entonces es el momento perfecto para comenzar a manejar tu vida como un proyecto, y sobre todo los planes futuros, las estrategias a ejecutar para alcanzar tus todos tus objetivos. ¿Cómo se manejan los proyectos? Primer paso: La discreción, ¿por qué? evitas ruido, opiniones malintencionadas, boicots, malas vibras y sobre todo tienes tiempo para reflexionar en lo que TÚ QUIERES, no en lo que los demás piensan que deberías hacer. Analiza lo que quieres, hazlo en silencio, medítalo las veces necesarias, y cuando necesites una opinión busca una experta y totalmente alejada del ámbito personal. Segundo paso: Detalla todo, pros, contras. Tercer paso: Aprende de los errores, NO SON OBSTÁCULOS, son lecciones que te empujan a mejorar. Cuarto paso: Busca opiniones relevantes, objetivas y sobre todo sabias. Quinto paso: Considerar un plan B o hasta Z si es posible en caso de fracasar o tener un gran éxito que manejar. Sexto paso: Orar, no forzar, dejar que las cosas tomen el rumbo correcto, pues ya hiciste todo lo posible para echar ese barco a andar, ahora continúa, dale sentido, no desistas, y lleva un rumbo firme. Séptimo paso: ¡Renunciar no es una opción!

¿Cuándo es conveniente revelar tus planes?

Cuando ya estés listo, cuando tu plan ya haya sido ejecutado y ya sólo esperas por los mejores resultados. En fin, lo que realmente quiere decir esta grandiosa frase es que vociferar tus ideas o planes antes de ejecutarlos es un grave error, que sólo te llevará a desenfocarte, desmotivarte y tomar decisiones apresuradas y absurdas. La recomendación es trabajar en orden, con propósitos específicos, con fe, con personas que realmente puedan aportar… Es algo parecido a una frase que vi por ahí, “Trabaja duro en silencio y que tu éxito haga el ruido” o ¿Quizás me equivoco? Puede que no, puede que sí.. Yo #solodigo

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Portada