CulturaDespeine del diaPortada

Chapiadoras: una generación de malos ejemplos

Chapiadoras, es un término (de jerga) utilizado en República Dominicana, para catalogar a aquella mujer que es intensamente interesada a nivel monetario y vanidoso, que no lo interesa otra cosa más que ser mantenida y “complacida” por una pareja adinerada. Es aquella mujer que busca “beneficios” de una manera bastante sigilosa y calculadora gracias a su belleza o voluptuoso cuerpo. Inmediatamente leen esta descripción pensarán que estamos hablando de una prostituta, pero no, “Chapiar” (término que se refiere a obtener beneficios económicos por parte de un hombre o una mujer a partir de un vínculo amoroso, sexual o sentimental) no quiere decir prostituirse o al menos no directamente si lo vemos de ese modo. Es más bien aquella mujer que está más que pendiente -y en búsqueda- de hombres que aparentan o son adinerados y que tienden a seguir este tipo de perfiles, ellos buscan imagen y sexo, y de eso éstas se aprovechan para sacar ciertos beneficios (Así se dice que es). La mayoría de ocasiones, éstas lanzan su anzuelo en aguas de hombres casados, otras veces no, pero la finalidad es acaparar la atención y forjar una “relación de pareja” basada una mecánica de “dame esto, dame aquello” y “te complazco en lo que quieras”.

Las Chapiadoras o mujeres con un alto interés monetario y vanidoso, no son mujeres que precisamente se enfocan en progresar de una “manera admirable”. Algunas son chicas estudiadas, otras no, unas cuantas no se preocupan por trabajar, pues su meta básicamente es sacar todo el provecho posible de una relación o “aventura”, mientras que van puliendo su aspecto físico a más no poder, a fin de no ser aplazada, ya que éstas se sienten amenazadas por otras mujeres que son similares o quizás son catalogadas con este mismo término.

Las chapiadoras, una inversión que enloquece al hombre

Esta clase de mujer se caracterizan por vestir de una forma bastante provocativa con ropa muy ajustada y maquillaje muy pronunciado. Su estilo de vestir y/o caminar enfatiza sus curvas y demás atributos, todo esto con la finalidad de llamar la atención de futuros “Sponsors” u hombres que inviertan en ellas.

Las Chapiadoras 2

Las Chapiadoras, un lamentable ejemplo para las nuevas generaciones

¿Este es el ejemplo que estamos dando a las nuevas generaciones? Y no tan sólo viene inclinado por parte de las féminas, también estamos enseñando a los chicos a ser más que ignorantes y tontos a la hora de elegir a una chica. Al parecer todo apunta a que debe ser una mujer con las características descritas, que no aporta nada más a sus vidas que sexo e imagen o “pantalla”, a fin de presumir de que está con alguien de ese calibre o con ese “peculiar cuerpo”. Sin que importen los valores, los sentimientos, lo que probablemente conduzcan futuras relaciones de este tipo

Esto conllevará a que muy pronto nuestra sociedad se convierta en una jungla depravada donde los valores y sentimientos puros hayan desaparecido.

¡Se vale chapiar!

Da vergüenza y mucha pena escuchar como esto de “ser Chapiadora” o “Chapiar” se ha convertido en algo normal hasta el punto de llegar a ser parte de consejos entre mujeres que buscan “una mejor vida”.

Las Chapiadoras 3

El valor de la mujer está en juego

Muchas mujeres han sido catalogadas de esta forma sin ni siquiera ser de esta forma. Así como hay hombres que buscan este tipo de mujer -pues muchos consideran que son relaciones ligeras ya que no tienen ningún tipo de compromiso sentimental que vaya más allá- también hay quienes dudan constantemente a la hora de buscar una pareja, pues temen de que realmente aparezca una Chapiadora camuflada.

Entonces, invito a la reflexión de aquellas personas que consideran que esta es la vía más fácil para “conseguir cosas”: ¿Es que acaso una mujer no puede valerse por sí misma? ¿Realmente el dinero, los gustos y placeres pueden llenar a una persona? ¿Es el ejemplo que darías a tus pequeños?

No dejemos que lo que hasta ahora las mujeres han conseguido (en este país y en otros) quede enterrado por estas nuevas tendencias que denigran la sociedad.

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Cultura