Despeine del diaSolo digoSolo Portada

Sobrevivir sin redes sociales

“Yo puedo vivir sin redes sociales”, así se expresó una amiga cuando hicimos una pausa para analizar los pros y los contras de las redes sociales en esta “sociedad”, luego inmediatamente se me ocurrió la idea de dividir la sociedad en dos, la cibernética y la real, y más tarde concluí en que actualmente las personas viven más enfocadas en un mundo virtual que en el real, en el físico, en el ahora y en el que realmente construye relaciones humanas cada día. Con esta reflexión y fuga de ideas no estoy indicando que estoy en contra del uso de las redes sociales sino en el efecto “empobrecedor” que ha marcado a muchas personas, y es más bien por un error de percepción y de uso.

Las redes sociales, en esencia, son para compartir aquello que vale la pena y que le puede interesar a los demás acerca de tu vida, tus logros, tus gustos, en fin lo que realmente te caracteriza y hace feliz.

Además de esto, recordé que una ocasión -no muy remota- un colega me comentó que las redes sociales son están allí, están en las relaciones que forjamos entre sí, en el impacto que generamos los unos con los otros y en ese mundo que muchos descuidamos o quizás dejamos de ver por no despegar la vista ni un instante de la pantalla de algún dispositivo : el real, el presente, el ahora.

Pero volviendo al tema de que si se puede o no subsistir sin depender del uso de las redes sociales, les cuento que le hice la siguiente pregunta a mi querida amiga:

¿Por qué puedes sobrevivir sin redes sociales?

Y obviamente quiero compartirles su majestuosa y a la vez dura respuesta: “por estas 10 razones, y por que realmente busco relaciones de calidad y honestidad”:

1. Prefiero un toque más humano, lejos de aparatos y tecnología, y sobre todo entablar conversaciones de calidad.

2. Me gusta la privacidad, la amo, por eso las redes sociales no son para mí.

3. Prefiero el “mundo real” para esos fines socializar. Además pienso que, en ocasiones, estas son una distracción a la hora de socializar, pues siempre noto que las personas se preocupan más por qué publicar en su muro o timeline en vez de cómo pasar un tiempo de calidad.

4. No estoy preparada para la arrogancia e hipocresía de los demás, y es lo que más noto en redes sociales: el “echavaineo”, una palabra de la jerga dominicana que quiere decir presumir excesivamente ante los demás y demostrar que eres más de lo que no eres.

5. No necesito llamar la atención de nadie, sólo compartir con quienes realmente están interesados en mí sin estar atados a un grupo fijo de amigos.

6. Porque son impersonales.

7. Porque siento que “si no publicas no estás”. No siempre tengo tiempo y entonces ¿seré invisible para los demás?

8. Estás obligado a publicar quieras o no.

9. Porque si te descuidas, desarrollas un falsa necesidad de aceptación.

10. No es el medio más sincero para compartir con amigos.

Muchos catalogarán estas razones como “anti-sociales” o como comentarios inundados por una actitud “muy hater (odiosa)”, es comprensible, pues muy pocos expresan cierto rechazo a las redes en público. Pero es la opinión de una simple mortal que dejó de usar las redes sociales luego de analizar que realmente no son para Sofia, quien al final de todo esto me dijo: “Yo #Solodigo“.

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *