Estilo de VidaFeaturedPortadaSexualidad

Conoce los riesgos del sexo casual

El sexo casual surge de manera espontánea y suele ser más habitual durante los fines de semana. Ahora bien, resulta útil tomar una serie de precauciones, las cuales muchas veces se corresponden con los consejos estándares a la hora de cualquier otro tipo de relación.

Así, la píldora combinada con los preservativos, tanto masculinos como femeninos, constituyen la mejor manera de prevenir embarazos no deseados o contraer enfermedades de transmisión sexual, alguna tan peligrosa como el SIDA.

digo:Sexualidad˃˃ 7 consejos claves para el uso de juguetes sexuales

Por eso, en aquellos días en los que se pueda dar esta arriesgada practica del sexo casual, se debe ir bien equipado, con los condones reglamentarios en los bolsillos o el bolso. Además, en el caso de las chicas, podéis llevarlo directamente puesto de casa.

Asimismo, los preservativos femeninos poseen la ventaja extra de que se pueden utilizar tanto para la práctica del sexo anal como el vaginal. Son incluso más fáciles de poner que un tampón al uso.

Para terminar de protegerte contra un embarazo, lo ideal es tomar la píldora de forma regular, sobre todo si eres una persona sexualmente activa. También, en ocasiones excepcionales, puedes recurrir a la denominada “píldora del día después”. Sin embargo, esta nunca debe utilizarse de forma habitual, pues realmente los efectos secundarios son muy dolorosos.

digo:Sexualidad˃˃ 6 factores que te quitan el deseo sexual

Algunos riesgos del sexo casual sin protección

Resulta muy importante tomar conciencia de la importancia de la seguridad durante una relación sexual. Entre las enfermedades más leves que se pueden contraer, denominadas ETS, se encuentran la clamidia, el herpes genital o la gonorrea.

digo:Sexualidad˃˃ Mitos sexuales descartados a la luz de la ciencia

En cuanto a las más graves, se hallan la tricomoniasis, la sífilis, el virus del papiloma humano (VPH), el VIH o el sida. Las tres últimas pueden llegar a poner en serio peligro la vida, por lo que la protección sexual resulta imprescindible, más allá de su carácter esporádico o habitual.

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *